Laura en: Soliloquio

El domingo se me dio por salir a pasear, sola. Me abrigué, porque en Buenos Aires arrancó el frío, y salí. Casi nunca salgo sola y mucho menos en ésta época en la que las voces de mi cabeza- esas otras Lauras que viven en mi interior- están más verborragicas que nunca.


Subte Línea B y voy a por el tradicional chocolate con churros de La Giralda. Entré a ese Café (como lo hice tantas veces), y me senté en una mesita mirando a la gente caminar por la Avenida Corrientes mientras esperaba que el mozo me atendiera. Una Laura me susurrá Sí él entra por esa puerta, nosotras nos morimos”. Sí, si alguno de mis “él” entra por esa puerta, yo me muero. Revuelvo el espejo de chocolate de la taza, como intentando revolver los pensamientos de mi mente. “Basta de pensar en hombres, ¿no habíamos quedado que nos íbamos a concentrar en nosotras?”, le digo a las voces. “Sí, sí, sí”, me contestan. Bien, estamos todas de acuerdo. Me como un churro. Saco un cuadernito y le arranco una hoja. Tengo el vicio de hacer listas; listas para todo… Tema de la Lista de Hoy: Todo eso que tengo ganas de hacer. 1- Volverme a enamorar. Una Laura protesta: “nooo, basta con la cantinela de los tipos”. Si, tiene razón. Habíamos quedado en eso, en cosas que YO quiero hacer. Cero hombres. Tacho el numero uno; reescribo: 1-Ahorrar para irme de viaje… lejos, bien lejos. Bien. Le doy un sorbo al chocolate y sigo escribiendo concatenadamente todas esas cosas que tengo ganas de hacer, que siempre me digo que quiero hacer y que no hago.

Estamos todas las Lauras entusiasmadas con la lista, ensimismadas en ella. Todas las Lauras me gritan al unísono ideas, propuestas, sugerencias para la lista. No doy abasto a escribir. Una voz exógena- y masculina- se hace presente: “Discúlpame que te interrumpa, es que te veo muy concentrada, pero ¿podría hacerte una pregunta?”. Levanto la vista y veo al propietario de la voz, un turista, guía en mano, que me pregunta cómo hace para llegar a la Plaza de Mayo. Veo que estaba sentado en una mesa próxima a la mía, pero que ahora se sienta en la mía. Rápidamente todas las Lauras nos damos cuenta que Amistoso-Turista-Español esta en tratativas de probar la autentica carne argentina. Una Laura desde un rincón grita: “Amistoso-Turista-Español esta más bueno que éste chocolate con churros que estamos comiendo”. Tiene razón. Yo, Laura, me dejo convencer (o lo convenzo) de acompañarlo hasta Plaza de Mayo. Amistoso-Turista-Español me invita y paga ambas consumiciones. Salimos juntos por la puerta. Todas las Lauras nos olvidamos la lista sobre la mesa de mármol del Café. No será un viaje lejos pero… empiezo por el mini-turismo.

[ Foto: Casamiento en Buenos Aires, de Manuel Romero]

4 Response to "Laura en: Soliloquio"

  1. Anónimo Says:
    18/5/10 7:30

    Nooooooooooo!!!!!!!!!! jajaaa si me habrá pasado!! no lo pudiste describir mejor.. las veces que tiré la lista al carajo cuando escuché una voz masculina, levanté la vista y lo vi.. vi tantos! tantas veces! que cada vez que los dejo o me dejan, digo: la próxima vez no, la próxima levanto la vista y después sigo caminando, porque hay mil cosas que hace millones de años que quiero hacer y no hago, las postergo, y los tipos siempre al medio! obvio que no son la única causa, pero digo, en general.. y nunca funciona. Siempre albergo la ilusión de que si, de que la próxima siga mi camino, pase de largo, sola, aguantando todas las voces en mi cabeza hasta hacerme amiga de esas voces con las que, por lo común, peleo bastante. Yo culpo a ese amor/odio que tenemos mis voces y yo, lo culpo abiertamente de no querer estar sola, de siempre terminar en la distracción de los hombres! "quiero enamorarme otra vez"
    Te regalaría una foto, ja! de un lugar al otro lado del Pacífico. Ahi me hice amiga de mis voces, por algunos días. Y estaba sola y lo puedo decir: fui feliz. Saludettes!

  2. Lia Gutierrez (Aurelia) Says:
    18/5/10 10:12

    jajaja me gustó el final, aguanten los remates!
    TUVE UNA LECTURA FALLIDA, ud dígame analista, leí:
    El domingo y se me dio por salir a pasear, sola. Me embriagué...
    Esos lugares, la Giralda, los cafecitos de corrientes, hay uno escondido detrás de un kiosko de revistas, pegado a un Teatro, seguro que Consuelo lo tiene, uf cuantas anécdotas de ver entrar a tantos por ahí!me estoy volviendo vieja o algo vaga,hay que volver!

  3. Oxitocina says:
    18/5/10 15:12

    Anónimo(a): Mandame la foto, quiero saber que ese lugar existe!!! Hay veces que a esas voces hay que amordazarlas, otras escucharlas y otras... otras... hay veces que tan solo queremos tomarnos vacaciones de nosotra(o)s misma(o)s!! Las listas siempre pueden re-escribirse...

    Lia: viniendo de mi (Yo, Lauras, etc) podría ser tranquilamente el fallido... a Las Lauras todo lo que nos gusta es inmoral, esta prohibido o engorda!!
    (Si nos habremos embriagado en esos barcitos porteños...)

  4. Consuelo Says:
    18/5/10 17:19

    Mientras Lía afirma con mucha razón que me conozco casi todos los bares de Buenos Aires, yo les doy de comer a los pececitos de acá al lado y adelanto que por motivos de fuerza mayor estoy por volver a las andadas. . . hasta mañana!

    Ah! Laurita, Lauras y demases chapeau!!

Publicar un comentario