Laura en: Falsa Perspectiva.

Estoy un poco cansada. Cansada- como Lia- de llegar a mi casa y que este todo hecho un quilombo. Estoy cansada del plato único sobre la mesa a la hora de cenar. Estoy podrida de los estúpidos que viven su vida con una profilaxis emocional, teniendo miedo de lo que podría pasarles si se involucran con alguien (ATENCIÓN. Les aviso: no les pasa nada, eh... no se van a desintegrar en partículas subatómicas si se encariñan, ni les vamos a ir a reclamar chocolatines los 14 de febrero porque salgamos más de una vez, ni nada por el estilo, eh... les aviso, muchachos, por las dudas).

Tengo los ovarios inflados de tener que “hacerlo todo”. ¡Me cago en la puta liberación femenina!... ¡no me liberé de nada!. Ahora tengo que laburar, ser “exitosa” (???), estar espléndida, ser autosuficiente, tener la casa de punta en blanco, y para colmo enganchar un marido y de yapa un crio... ¡ah!, me olvidaba: y ser “feliz” con todo, todo el tiempo. Paren un poco... Ojo que les agradezco un montón a las chicas y sus corpiños prendidos fuego, pero me parece que nos fuimos de rosca... ¿en qué momento se fue todo un poco fuera de escala?; ¿cuándo le pifiamos tanto?.

He vivido equivocada. La realidad es una gran confusión generalizada. Lo peor es que ya lo sabía. Lo sé desde que leí ese maldito epígrafe de ese libro de Hesse a los quince años: "Quería tan solo intentar vivir aquello que tendía a brotar espontáneamente de mi, ¿por qué me iba a ser tan difícil?". Un renglón de violenta verdad. Tinta a fuego.

Y ahí viene la realidad. La semana pasada iba a salir con un tipo, con un Pibe-Bazooka. Nos encontrábamos en una esquina. Voy llegando al encuentro. Cuando estoy a mitad de cuadra lo veo. Él no me ve. Mientras camino me doy cuenta que no tengo ganas de salir con él. Que no le quiero contar mi vida. Que estoy de mal humor, que en el trabajo me fue mal esta semana, que no me interesa salir por salir... que lo que brota espontáneamente de mi es irme a la mierda, a mi casa, a mirar una película y tomarme un fernet con coca, sola. Me meto en un locutorio y lo llamo. Cancelo todo con una excusa, salgo y camino en dirección contraria a él. ¡Chau Pibe-Bazooka! Basta de tonteras. Es hora de empezar a hacer lo que realmente tengo ganas.

Herman Hesse: te va a llegar la factura de mi analista... y si no es a vos, va a ser al perejil de turno; porque ahora, Laura, va a hacer lo que le venga la recalcada gana.


[ Foto: Being John Malkovich, de Spike Jonze]



3 Response to "Laura en: Falsa Perspectiva."

  1. amapola says:
    11/5/10 9:15

    Te quiero Laura! Estoy practicando la misma gym jajaja!!

  2. Aurelia Gutierrez Says:
    11/5/10 10:26

    Quemada,tapada de laburo, sos brillante igual Minucci. Me encanta la diversidad y convergencia de tus etiquetas!

  3. Laurita Minucci Says:
    13/5/10 17:28

    Gracias Amapola y Lia!. Al final hay que hacer lo que una quiera... reflejo de eso es el amplio espectro de las etiquetas, jejeje... ¡vamos de punta a punta!

Publicar un comentario