Laura en: No me hagan elegir

Era verano. Domingo para ser más precisa. De un año, hace muuuucho. Nos habíamos pasamos toda la noche del sábado discutiendo, y la mañana del domingo nos encontró de la misma manera. Mis ojos parecían dos pelotas de tenis y estaban a punto de abandonar mis cavidades oculares en busca de un lugar mejor… o al menos uno dónde la propietaria no hubiese estado llorando por doce horas consecutivas. A los gritos pelados y a pleno reproche en medio de la vía pública. Y ahí no más- falto de un argumento mejor- me soltó la fatídica frase: “¿pero a quién preferís, a MÍ o a TUS AMIGAS?”.

Nunca entendí eso de la medición cuantitativa del cariño; como si existiera una bascula o un chart de porcentajes que mensure, catalogue y le otorgue un valor al amor y al cariño entre las personas, poniendo a algunas por sobre otras. No entiendo a los imbéciles que me preguntaban de niña “a quién queres más, ¿a tu mamá o a tu papá?”; que lástima no haberles contestado en su momento “a los dos por igual y de diferente manera, estúpido-nuclear-torturador-de-niños”. Mucho menos entiendo a los infradotados y a las infradotadas que le piden a sus parejas que elijan entre ellos y los amigos. No se puede.


Dice el dicho que a la familia no se la elije, pero a los amigos sí. A veces tampoco se elije a los amigos: los amigos te pasan, te suceden. Tengo amigos y amigas que han entrado a mi vida por azares, por coincidencias, por trabajos, por estudios, por lugares donde he vivido, por proximidad, por lejanía, por intereses comunes, por diferencias absolutas, por suerte y por desgracia. Y son, sin duda, una parte vital de mi vida. Y, seguro, jamás me dijeron: “a quién preferís, ¿a tu pareja o a nosotros?”. Por eso son mis amigos.


Y qué pasó con el infradotado que me hizo elegir, se preguntarán. Bueno, ahí no más, pegadita a la pregunta, me dí media vuelta y lo deje gritando en medio de la calle, solo. Así fue como dejé al primer hombre de mi vida; lo dejé porque que me hizo elegir entre él y mis amigas. Iluso…


(¡Y Muy Feliz Día del Amigo, amigas y amigos!)


[ Foto: St. Elmo's Fire, de Joel Schumacher]

2 Response to "Laura en: No me hagan elegir"

  1. Oxitocina says:
    22/7/10 12:11

    Friends to be friends. . . Te quiero Laurita!!!
    Beso, abrazo y chin-chin (ó chin-chon por plata!)

    Consuelito!

  2. Laurita Minucci Says:
    24/7/10 9:56

    Chin-Chon sin comodín, y nos anotamos -10!!!
    Yo también amiga!!!!

Publicar un comentario