Mariela Alonso en: Like a virgin

La vida según Muriel Eduardo Milewicz


Cuando vine de viaje de egresada me propusieron tomar tres sorbos de una cascada, así me aseguraba volver a Bariloche. Obviamente y como me caracteriza, ni loca tomaba agua de ahí, con toda esa gente.


Es la quinta vez que vengo a esta ciudad, yo creo que la cascada me lo agradeció. El problema es que a mi no me gusta el frío, pero en fin es un lugar muy bello.


Una de la veces que vine fue para mi luna de miel, si porque me case. Hace poco encontré el vestido en la casa de mi madre. Fue algo muy sencillo, no pase por la iglesia. Todavía recuerdo a mi pobre e inocente tía alarmada por este echo. Ella creí que yo era virgen y por lo tanto debía vestirme de blanco .Que gracioso, aunque era muy joven no me alcanzaban los dedos de la mano para contar los amores que ya había tenido. Hay quienes creen que el agua purifica y como soy muy limpita considero que cuando el amor se termina , con un baño, vuelvo a mi estado original, buen, casi.


Ahora, nuevamente en este lugar del sur, trabajando y extrañando (como una virgen) a mi amor actual. Nadie muere de amor en la víspera., ni el día después.

1 Response to "Mariela Alonso en: Like a virgin"

  1. Anónimo Says:
    10/10/10 18:27

    Sì, nadie muere de amor. Yo tambien tengos recuerdos muy buenos de Bariloche.
    Faby

Publicar un comentario